BIENVENIDO

En este rincón podrás encontrar todos los procedimientos estéticos adaptados a tu situación actual, y que han demostrado tener una gran repercusión en la calidad de vida de pacientes como tú.

El ámbito estético de la medicina no sólo se centra en procedimientos quirúrgicos. También aborda diversos campos como consejo nutricional, terapias físicas y rehabilitadoras, procedimientos médico estéticos, tratamientos cosméticos y dermatológicos de complicaciones y secuelas terapéuticas…

Como ves, un amplio abanico de posibilidades que harán que te veas mejor y que te sientas mejor.

NO ESTÁS SÓLO. NOSOTROS PODEMOS AYUDARTE

PRIMERA FASE. PREVENCIÓN

Técnicas especiales para paliar los posibles efectos adversos del tratamiento médico o quirúrgico que se va a iniciar.

Es probable que en alguna ocasión haya oído hablar de que el cáncer se puede prevenir, aquí te daremos unas pautas a seguir:

  • Mantenga un peso saludable. Este es uno de los puntos más importantes para reducir el riesgo de cáncer.

  • Realice actividad física regularmente adaptada a sus circunstancias particulares y en la frecuencia que su médico le recomiende, (ya sea caminatas, bailes, ejercicios etc)

  • Tenga una alimentación saludable: comer frutas y verduras diariamente y evitar consumir productos ahumados o carnes procesadas.

  • Evite o suspenda el consumo de alcohol, tabaco y drogas.

  • Disminuya el consumo de sal y azúcar.

  • Almacene los alimentos adecuadamente.

  • En caso de ser mujer, aprender y realizar de forma periódica una autoexploración mamaria y ante cualquier sospecha acudir a su médico.

  • Acudir anualmente a la revisión de sus manchas o lunares.

  • Tabaquismo

  • Fotoprotección

El conocimiento científico del efecto nocivo para la salud del tabaco se conoce desde mediados del siglo XX. Una de las primeras relaciones causa-efecto establecidas fue entre tabaco y cáncer. Actualmente 2 de cada 10 muertes que se producen en el mundo se relacionan con el tabaco. A día de hoy es la principal causa de muerte evitable por lo tanto, la prevención de los hábitos tabáquicos es imprescindible y se debe hacer desde la educación y concienciación que se iniciará en la edad escolar y deberá ser realizada por docentes y personal sanitario.

Si usted fuma no dude en consultar a su doctor, existen numerosas formas para poder ayudarle a dejar de fumar.

Es conocido por todos la asociación entre obesidad y patologías como hipertensión, dislipemia, diabetes o apnea del sueño pero hasta hace relativamente poco tiempo no se ha asociado con el cáncer.

Según un estudio presentado en el último congreso de la ESMO (European Society for Medical Oncology), celebrado en Madrid en septiembre 2017, más que el sobrepeso sólo, es la obesidad central, definida como aumento del cociente grasa abdominal en relación a grasa periférica, y medida por el aumento del perímetro abdominal, el que incrementa el riesgo de diagnóstico de cáncer en mujeres posmenopáusicas.

El estudio confirma el importante papel de la obesidad y de la resistencia a la insulina en la etiología de diversos tipos de cáncer, ambas relacionadas con una mala alimentación basada en ingesta de demasiados hidratos de carbono en la dieta.

El conocimiento de la relación entre obesidad y cáncer permitirá mejorar las estrategias en la prevención del cáncer y diagnóstico precoz .. En la lucha contra estas dos epidemias del s. XXI que son la obesidad y el cáncer, es imprescindible concienciarnos de la importancia de combatir el sobrepeso y la obesidad, incorporando hábitos de vida saludables en los que el ejercicio y la correcta alimentación son imprescindibles.

Los tratamientos oncológicos hacen a los pacientes más vulnerables a la exposición solar. Muchos medicamentos son fotosensibilizantes, alteran la barrera cutánea y producen trastornos de la pigmentación o manchas. Además, estas condiciones aumentan la predisposición a padecer tumores cutáneos inducidos por el sol, por lo que el diagnóstico y seguimiento de lesiones es prioritario.

La guía de recomendación en fotoprotección del paciente oncológico, incluye como pilares básicos, por orden de importancia: evitar el sol, utilizar vestimenta adecuada y protectores solares tópicos y orales, según prescripción facultativa, haciendo hincapié en las líneas de fotoprotección primaria y secundaria cuando existen fotosensibilidad y alteraciones cutáneas.

De todos es sabido que la realización de ejercicio fisco de manera habitual, a cualquier edad e independiente de la condición física, nos ayuda a prevenir y puede ser un tratamiento muy efectivo para combatir las principales enfermedades crónicas, como pueden ser la obesidad, la diabetes, las enfermedades cardiovasculares,…

En este sentido, la realización de actividad física en cualquier ámbito de la vida tiene vital importancia en la prevención y tratamiento del cáncer.

El diagnóstico precoz del cáncer permite identificar a los pacientes en las fases iniciales de la enfermedad, cuando en muchas ocasiones aún no presentan síntomas, con lo que aumentan las posibilidades de curación. Para conseguir un diagnóstico precoz son fundamentales los programas de cribado o screening de los cánceres más frecuentes: mamografías, citologías o colonoscopias periódicas a partir de determinada edad o en personas con factores de riesgo elevado, permiten un aumento de la supervivencia que actualmente, alcanza cifras de hasta el al 80% a los cinco años, en función del tipo de tumor y del estadio en el que se encuentre la enfermedad.

Acudir al médico ante cambios en la piel, la voz o el hábito intestinal, ante úlceras o heridas en la boca que no se curan fácilmente o tos persistente es también fundamental para el diagnóstico precoz del cáncer.

Cómo prevenir el cáncer

SEGUNDA FASE. DURANTE LA ENFERMEDAD

La imagen corporal del paciente oncológico se ve claramente afectada tanto por los cambios o asimetría provocada por la cirugía como por los efectos secundarios de los tratamientos adyuvantes tales como la alopecia, incremento o disminución del peso corporal, lesiones sobre la piel en la zona irradiada…

Estos cambios en la autoimagen del paciente suponen un gran impacto emocional en el paciente y sus familiares y repercuten directamente en su calidad de vida.

El impacto del cáncer y sus tratamientos oncológicos, limitan la vida social, familiar y personal de estos pacientes. El bienestar psicológico, como dimensión subjetiva de calidad de vida, debe de ser atendido como parte de un equipo multidisciplinar que integre la figura del psicooncólogo en las diferentes fases de la enfermedad y permita que el paciente sea capaz de manejar el miedo a la recidiva, la incertidumbre respecto al futuro, la ansiedad o preocupación persistente de amenaza de reaparición de la enfermedad, reconocer la nueva imagen corporal y recuperar su autoestima para conseguir, de esta manera, una correcta integración social y devolver a su vida la normalidad.

PIEL

Durante el tratamiento oncológico la piel es uno de los órganos que más frecuentemente se ve afectado, pudiendo aparecer toxicidad cutánea que se manifestará con un amplio espectro de reacciones, siendo en algunos casos autolimitantes, aunque frecuentemente puden ser controladas con interrupciones breves del fármaco causante no requiriendo ninguna intervención.

Sin lugar a dudas una piel cuidada ayudará a minimizar los efectos adversos de los distintos tratamientos y, una vez presentes estos, el manejo de los síntomas con productos cosméticos y no farmacológicos adecuados para el cuidado de la piel, su camuflaje o la higiene personal, puede ser muy importante para aumentar la autoestima y la calidad de vida del paciente oncológico.

Asociados a los tratamientos oncológicos se pueden producir ciertos cambios en nuestra piel. Los cambios más habituales son: sequedad, manchas e irritación. La mayoría de estos cambios suelen ser transitorios pero es importante el cuidado de la piel mientras estemos en tratamiento para disminuir al máximo la aparición de estos efectos secundarios y tratarlos de manera adecuada en el caso de que aparezcan. Evitar productos que contengan alcohol, el uso de jabones suaves y la protección solar son aspectos básicos en el cuidado de la piel de un paciente en tratamiento.

CABELLO

La alopecia (pérdida del cabello y/o del pelo) representa uno de los síntomas clínicos fundamentales durante el tratamiento del cáncer. Debido a su impacto psicológico, relacionado con el componente estético y simbólico de la cabellera, la alopecia suele considerarse como una de las principales cargas de la enfermedad. Se relaciona sobre todo, con el uso de quimioterapias, aunque no todas la producen, y en menor medida , las terapias dirigidas.

Consejos

  • Cortarse el pelo o raparlo antes de empezar con el tratamiento para minimizar el impacto psicológico de la caída.

  • Utilizar prótesis capilares (pelucas), pañuelos o turbantes..

  • Asesoramiento estético para la realización de maquillaje semipermanente para las cejas (micropigmentación/microblading).

  • Evaluar la repercusión psicológica.

  • Existen otras terapias que pueden contribuir a disminuir la caída como “el casco refrigerante” y algún fármaco para acelerar la fase de crecimiento, usted no debe dudar en consultar a su médico para que le asesore sobre estos temas y valorar la indicación en su caso.

  • Si el pelo tras seis meses o un año no creciese, es necesario descartar otras causas antes de diagnosticar una alopecia permanente.

UÑAS

La matriz de la uña es especialmente sensible a la quimioterapia. Así, durante este tratamiento las uñas van a presentar cambios; estos cambios se traducen en: cambios de color, afectación del crecimiento o cambios en el aspecto de la lámina ungueal. Además, pueden presentarse alteraciones más importantes como rotura (onicolisis), infección u otras debidas a traumatismos en la zona, como el granuloma piógeno.

Las afecciones más típicas, suelen ser asintomáticas y sobre todo son un problema de tipo estético o cosmético.

MUCOSITIS

Algunos tratamientos oncológicos, pueden producir inflamación de la mucosa que recubre su aparato digestivo (que va desde la boca hasta el ano).

Esto es lo que se conoce como mucositis, que puede ser oralcuando afecta a la cavidad bucal o gastrointestinal cuando afecta al resto del tracto digestivo.

Usted puede notar principalmente dolor, enrojecimiento o aparición de úlceras en la boca, que pueden dificultarle la alimentación.

Es imprescindible que consulte con su médico experto, cuales son los tratamientos indicados para su prevención, el alivio de síntomas, así como, aquellos que puedan ayudar a su curación.

TERCERA FASE. TRATAMIENTO ONCOLÓGICO FINALIZADO

Momento de identificar y cuantificar las necesidades estéticas y de bienestar íntimo de los pacientes oncológicos.

PIEL

A pesar de haber finalizado el tratamiento oncológico la piel permanecerá durante un tiempo con la presencia de parte de los cambios que ya experimentó durante el mismo: deshidratación, hiperpigmentaciones, fragilidad capilar, cicatrices, tatuajes post-radioterapia entre otros, sin olvidar un envejecimiento precoz, todo ello generará un impacto psicológico desfavorable que condicionará la calidad de vida del paciente, desde la Medicina Estética Oncológica podemos ayudar a mejorar estos efectos con numeroso tratamientos será el profesional formado en esta disciplina el que mejor orientará la solución a cada uno de ellos.

CUERO CABELLUDO

La alopecia secundaria a los tratamientos oncológicos es una de las alteraciones que más afecta a la autoestima de los pacientes. Una vez superadas las fases iniciales de tratamiento donde se produce la mayor parte de la pérdida del cabello, habitualmente éste vuelve a crecer tras dos o tres meses desde el último tratamiento.

Es habitual que el cabello pueda cambiar ciertas características, volviéndose tras los tratamientos algo más rizado y más canoso.

MUCOSAS

Las mucosas pueden quedar afectadas tras un tratamiento oncológico de manera muy variable. Por un lado, en aquellos pacientes que han recibido radioterapia para el tratamiento de tumores de cabeza y cuello, es posible que permanezca algún grado de sequedad bucal (también llamado “xerostomía”). Por lo general, si el paciente no ha recibido radioterapia, la recuperación de la salivación normal se consigue tras unos meses. Los síntomas pueden aliviarse bebiendo abundante agua, empleando cierta medicación que estimula la saliva y manteniendo una higiene oral estricta. Durante esta tercera fase, es posible que algunos pacientes pudieran presentar inflamación crónica de la mucosa oral (llamada “mucositis”) secundaria a tratamientos quimioterápicos, existiendo tratamientos específicos para mitigar los efectos. La percepción de los sabores puede verse alterada con ciertos quimioterápicos, siendo habitual que se vaya recuperando progresivamente a partir del tercer mes tras el último tratamiento.

Otras mucosas afectadas pueden ser la ocular, produciendo sequedad ocular (llamado “xeroftalmos”) que debe tratarse con lágrima artificial para prevenir la aparición de complicaciones como la queratitis.

En las mucosas genitales, la pérdida de secreción normal general discomfort en las relaciones de pareja, siendo útil la utilización de geles lubricantes especializados.

CAMBIOS DE VOLÚMENES CORPORALES. LINFEDEMA

La mayoría de los carcinomas utilizan los vasos linfáticos para su diseminación local y a distancia por lo que el sistema linfático puede verse afectado en el paciente oncológico por la progresión del tumor o por los tratamientos oncológicos (cirugía, quimio y radioterapia). Como consecuencia puede ocurrir un aumento del tamaño de los miembros conocido como linfedema. Su incidencia puede reducirse con las técnicas de biopsia selectiva del ganglio centinela mientras que el diagnóstico precoz y tratamiento mediante técnicas de drenaje manual, ejercicios y prendas de compresión permiten obtener excelentes resultados.

CAMBIOS DE VOLÚMENES CORPORALES. GRASA LOCALIZADA. ADIPOSIDAD CENTRAL

El sobrepeso y la obesidad aumentan el riesgo de ciertos tipos de cáncer a través de mecanismos como la inflamación crónica y la desregulación del metabolismo de las hormonas sexuales. Estos cambios corporales son más evidentes en la mujer postmenopáusica o sometida a terapia anti estrogénica como en el cáncer de mama. Se produce un aumento de la grasa central o abdominal, que condiciona un mayor riesgo de co-morbilidades. Un diagnóstico adecuado en este grupo de pacientes permite tratar de manera eficaz el sobrepeso y la grasa localizada con diferentes técnicas médico estéticas.

Actualmente existe un aumento de la supervivencia del ser humano que conlleva a un envejecimiento de la población. Por ello, debemos conocer los cambios que en dicha etapa de la vida se producen para cuidar mejor de su salud desde diferentes perspectivas:

  • A nivel fisiológico, se producen cambios que afectan a las estructuras de distintos órganos con tendencia a la atrofia y disminución de su eficacia funcional.

  • A nivel psíquico por modificaciones anatómicas y funcionales del sistema nervioso, de los órganos de los sentidos y de las funciones cognitivas.

  • A nivel social por cambios en el rol individual y del medio. Estos cambios se verán influenciados por la capacidad de cada persona para adaptarse al proceso del envejecimiento.

Hay muchos tipos de tratamiento para el cáncer. El tratamiento que usted habrá recibido, depende de su tipo de cáncer y del estadio en que se encuentre. Algunas personas con cáncer solo recibirán un tipo de tratamiento. Sin embargo, la mayoría de las personas reciben una combinación de tratamientos, como cirugía con quimioterapia o radioterapia., Usted también puede recibir inmunoterapia, terapia dirigida o terapia con hormonas, y estos tratamientos prolongarse en el tiempo.

Sea cual sea el tratamiento a seguir, debe conocer que seguir las pautas de estilo de vida sobre la dieta, la actividad física y mantener un peso saludable se asocia con una probabilidad de mejora de la supervivencia mantener un peso saludable, está asociado también con un riesgo menor de que el cáncer reaparezca después del tratamiento en personas que sobreviven al cáncer.

La piel es uno de los órganos que más se afectan con los diferentes tratamientos en todo el proceso. Consulte con su médico experto, cual es la cosmética adecuada, y que tratamientos pueden realizarse para mantener la mejor imagen.

Tratamientos estéticos pacientes con cáncer

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies