EL EJERCICIO DESPUÉS DE LA CIRUGÍA POR CANCER DE MAMA DESPEJA LA “CONFUSIÓN MENTAL”

 

Muchas mujeres con cáncer de mama presentan problemas de memoria, concentración y procesamiento de la información que pueden persistir durante años después del tratamiento y que pueden repercutir en la vida independiente. Ahora, el Memory and Motion Study , uno de los primeros estudios de intervención aleatorizado controlado en analizar los efectos de la actividad física moderada y vigorosa sobre la cognición en una población con cáncer, demostró que el aumento de la actividad física aeróbica al cabo de dos años del tratamiento quirúrgico incrementó al triple las puntuaciones del procesamiento cognitivo en sobrevivientes de cáncer de mama, en pruebas tanto objetivas como subjetivas evaluadas por las propias pacientes.[1]

La velocidad de procesamiento, determinada por las puntuaciones en la prueba selectiva de memoria (Oral Symbol Digit and Auditory Verbal Learning), demostró una mejora diferencial en las mujeres del grupo con ejercicio cuando se compararon con las del grupo de control (b = 2,01; p < 0,05), dijeron Sheri J. Hartman, PhD, del Moores Cancer Center, en la University of California, San Diego, Estados Unidos, y sus colaboradores en un artículo publicado el 19 de septiembre en Cancer.

Sin embargo, de los nueve dominios cognitivos examinados, se observaron mejoras significativamente mayores únicamente con respecto a la velocidad de procesamiento en el grupo con ejercicio en comparación con el grupo de control, puntualizan los autores del estudio

“Este estudio proporciona apoyo preliminar a la eficacia de incrementar la actividad física para mejorar la velocidad de procesamiento y, potencialmente, la cognición autonotificada en sobrevivientes de cáncer de mama”, escriben en su artículo. “Con el creciente interés en la evaluación del potencial de la actividad física para mejorar la cognición en sobrevivientes de cáncer, es probable que este y otros estudios contribuyan a nuestra capacidad para hacer recomendaciones al número creciente de sobrevivientes de cáncer en torno a intervenciones eficaces para mejorar la cognición”.

El Memory and Motion Study (Estudio de la memoria y el movimiento)demuestra una relación clara entre la cantidad de ejercicio y el grado de mejora en las puntuaciones de la cognición objetivas y autoevaluadas, informan los autores. Un incremento de 15 minutos en el ejercicio diario dio lugar a un aumento promedio de 3,0 puntos en la puntuación de la prueba selectiva de memoria , así como una disminución de 10,2 puntos en la puntuación de la prueba de Problemas Cognitivos Autonotificada Estandarizada.

Asimismo, un incremento de 30 minutos en el ejercicio diario se relacionó con un aumento promedio de 0,84 puntos en la puntuación de la prueba compuesta de Inteligencia Fluida y un incremento promedio de 1,3 puntos en la puntuación de la prueba de Secuencia de Fotografías. En general, las mujeres del programa con intervención de ejercicio, que previamente eran sedentarias, aumentaron su cantidad de actividad física semanal casi 100 minutos.

 

 

Utilizamos cookies de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestraPolítica de Cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies